21 Enero 2019

La Tercera

Cadem: un 63% de los chilenos apoya selección por mérito

El Presidente Piñera había dicho el lunes 14 que “una amplia mayoría compartía” los objetivos del proyecto Admisión Justa.

“¿Usted está de acuerdo o en desacuerdo con que liceos y colegios puedan seleccionar a sus alumnos por mérito académico?”. Eso preguntó Plaza Pública Cadem en su última encuesta, luego de que la semana pasada se reactivara la polémica por el proyecto Admisión Justa.

Según el sondeo, el proyecto de ley de educación fue la noticia más importante de la semana pasada (con un 24%. Lo que revela el cambio en la agenda política, especialmente luego de que el Presidente Sebastián Piñera defendiera la iniciativa.

Este proyecto propone restablecer la selección en la educación escolar en algunos establecimientos, modificando la Ley de Inclusión Escolar ya aprobada por el Congreso.

Admisión Justa, según la encuesta realizada por teléfono a 706 personas de todo el país, es un tema que el 60% de los consultados admite conocer o al menos ha escuchado.

Pero, en lo general, ¿es la educación un tema que les importa a los chilenos? La disposición frente a ciertos enunciados lo demuestra. Un 99% cree que la educación es un derecho. El 83% cree que los alumnos que se esfuerzan deberían tener prioridad en el proceso de selección; el 74% está de acuerdo con que los colegios entrevisten a padres y alumnos antes de la selección, y el 62% apoya la idea de que un colegio pueda seleccionar en relación a su proyecto educativo.

A la hora de las definiciones particulares, los resultados son categóricos. Un 63% está de acuerdo con la selección por mérito. Más aún, un 79% cree que eso hace que la educación escolar sea más justa y un 40% asegura que si, por ejemplo, se prohíbe la selección por mérito en los colegios o liceos de alta exigencia, la calidad en la educación empeorará.

Piñera iguala

Además, el sondeo muestra que hay un equilibrio entre quienes aprueban y quienes desaprueban la gestión del gobierno de Piñera. Ambas opciones alcanzan un 42% de las preferencias. Mientras, las posiciones frente a su gabinete presentan una pequeña variación: la desaprobación baja en un punto, al 44%, mientras que la aprobación sube un punto, a un 33%.